The Situation of Economic, Social, and Cultural Rights in Venezuela | La Situación de los Derechos Económicos, Sociales, y Culturales en Venezuela

Originally Appeared in Human Rights Brief and

State Responds to Petitioners’ concerns at the IACHR (courtesy of the Inter-American Commission on Human Rights)]
State Responds to Petitioners’ concerns at the IACHR (courtesy of the Inter-American Commission on Human Rights)]

Commissioners: José de Jesús Orozco Henríquez, Felipe González, Rosa María Ortiz, Tracy Robinson

Petitioners: Coalición de organizaciones por el derecho a la salud y la vida

/ Amigos Trasplantados de Venezuela / Acción Solidaria en VIH / Asociación Venezolana para la Hemofilia / Funcamama / SenosAyuda / Asociación Venezolana de Amigos con Lin foma / Programa Venezolano de Educación – Acción en Derechos Humanos (PROVEA) / Federación Nacional de Sociedades de Padres y Representantes (FENASOPADRES) / Padres Organizados Venezuela (PADRESORGANIZA2) / Federación Nacional de Estudiantes de Educación Media (FENEEM) / Padres por la Educación / Unión Metropolitana de Estudiantes (UNIMES)

State: Venezuela

In 1999, the people of Venezuela elected Hugo Chavez as president. Chavez campaigned as a socialist and strongly against corruption and poverty. His landslide victory ushered in the so-called “Bolivarian Revolution,” which sought to take Venezuela from a neo-liberal, impoverished, and marginalized nation to one that would be strong, independent, and socialist. Soon after his re-election, Chavez ushered in a series of social programs called “Missions” which set their goals toward curing the country’s worst ills. The Missions focused on poverty reduction, housing, access to healthcare, and education. Since the reduction in global oil prices and the death of Hugo Chavez, the progress these Missions made for Venezuela has been put in serious jeopardy.

In response to growing economic and political crises, the Inter-American Commission on Human Rights conducted a hearing March 17, 2015, concerning economic, social, and cultural rights under the American Convention on Human Rights. At the hearing, Petitioners focused on three categories: poverty, health, and education. Regarding poverty, Petitioners admitted that Chavez’s Missions had been successful in reducing overall poverty. Despite this, Petitioners asserted that since Chavez’s successor, Nicolas Maduro, was elected, there has been a drop in the overall economic situation of most Venezuelans. Before the Missions, they noted, 46.3% of the Venezuelan population was in poverty. That number dropped to 21.2% in 2012. However, Petitioners noted that figures for 2013 showed that poverty rose to 27.2%. Petitioners alleged that President Maduro has promoted economic measures that have led to a commodity shortage and has removed subsidies and aid to poor communities. This has only added to the problem of poverty. If something is not done, Petitioners warned, poverty could rise back to pre-Missions levels.

Concerning education, Petitioners claimed that the Government is mandating a more communal model of education, a form that was rejected by a referendum a few years ago. This has resulted in restrictions on equal access to education, often based on parents’ political affiliations. In schools under strict government control, Petitioners stated there is a wide variety of politically motivated required readings. Petitioners further alleged that even though laws demand public participation, parents and other education organizations are not being heard by government officials; the Government uses intimidation and even violence to persecute opponents of the educational reforms.

Lastly, the Petitioners turned to the topic of health, remarking that the biggest concern is that the whole population is not getting access to basic care. Several health groups, Petitioners represented, have attested to a pronounced disintegration of health related facilities. Petitioners alleged that this inequality in health access has led to a decrease in the population’s general health. The shortage of medicines, Petitioners reiterated, has made the situation much worse. Petitioners made clear to the Commission that lives are being lost.

The State responded by looking through the UN Millennium Development Goals and judging how well Venezuela had done since the beginning of the Bolivarian Republic in 1999. When the United Nations (U.N.) created the goals, the UN noted that the single worst violation of human rights in the world is poverty. Therefore, Venezuela argued, the first thing to do when tackling human rights is to reduce poverty. The State noted that Venezuela is one of the twenty-eight countries that has addressed this issue. Before Chavez’s Missions, nearly half of Venezuela’s population was in poverty. The State pointed out that there were no inquiries into the human rights abuses of the former regime. The State wondered why that was the case and mused that it is most likely because of Chavez’s politics, rather than his policies.

The State claimed that Venezuela has met or is close to meeting almost every other Millennium Goal. Officials expressed concerns that both the opposition within Venezuela and Petitioners at the hearing have only looked at a small period of time when justifying their concerns. A year-by-year analysis can be used to obtain some information, but it does not provide the whole picture, Officials cautioned. The poverty rate changes and, the State admitted, it has gone up and down, but the policies to combat it are still in place. They accused the Petitioners of taking figures out of context and cherry picking them in order to make their case.

Commissioner González was struck by the volatility of the figures regarding poverty and questioned if looking at how poverty is measured might give some insight. The Commission wondered openly about whether both sides were using the same information and figures. Finally, Commissioners assured the parties that they would investigate the impact of new recent economic crises on health and poverty and any restriction to the access to education with the goal of ensuring the continued commitment to human rights in Venezuela.

La Situación de los Derechos Económicos, Sociales, y Culturales en Venezuela
por Kevin Gustafson
traducido por Nancy Medina Sigampa

State Responds to Petitioners’ concerns at the IACHR (courtesy of the Inter-American Commission on Human Rights)]
Foto: cortesía de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.]

Comisionados: José de Jesús Orozco Henríquez, Felipe González, Rosa María Ortiz, Tracy Robinson.

Peticionarios: Coalición de organizaciones por el derecho a la salud y la vida
/ Amigos Trasplantados de Venezuela / Acción Solidaria en VIH / Asociación Venezolana para la Hemofilia / Funcamama / Senos Ayuda / Asociación Venezolana de Amigos con Linfoma / Programa Venezolano de Educación – Acción en Derechos Humanos (PROVEA) / Federación Nacional de Sociedades de Padres y Representantes (FENASOPADRES) / Padres Organizados Venezuela (PADRESORGANIZA2) / Federación Nacional de Estudiantes de Educación Media (FENEEM) / Padres por la Educación / Unión Metropolitana de Estudiantes (UNIMES)

Estado: Venezuela

En el 1999, el pueblo de Venezuela eligió a Hugo Chávez como presidente. Chávez hizo su campaña como socialista y se opuso firmemente a la corrupción y la pobreza. Su aplastante victoria marcó el comienzo de la llamada “Revolución Bolivariana”, que trató de llevar a Venezuela de una nación neoliberal, empobrecida y marginada, a una que sería fuerte, independiente y socialista. Poco después de su reelección, Chávez inició una serie de programas sociales llamados “Misiones”, cuyos objetivos eran resolver los peores males del país. Las Misiones se centraron en la reducción de la pobreza, y el acceso a la vivienda, la salud y la educación. Desde la reducción mundial de los precios del petróleo y la muerte de Hugo Chávez, los progresos que estas Misiones realizaron en Venezuela se han puesto en grave peligro.

En respuesta a la creciente crisis económica y política, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos realizó una audiencia el 17 de marzo de 2015, respecto a los derechos económicos, sociales y culturales enunciados en la Convención Americana sobre Derechos Humanos. En la audiencia, los Peticionarios se centraron en tres categorías: la pobreza, la salud y la educación. En cuanto a la pobreza, los Peticionarios admitieron que las Misiones de Chávez habían tenido éxito en la reducción de la pobreza en general. A pesar de esto, los Peticionarios afirmaron que desde que el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, fue elegido, se ha producido un descenso en la situación económica general de la mayoría de los venezolanos. Antes de las Misiones, señalaron, que el 46.3% de la población venezolana estaba sumergida en la pobreza. Ese número se redujo a 21.2% en el 2012. Sin embargo, los Peticionarios señalaron que las cifras del 2013 muestran que la pobreza aumentó a un 27.2%. Los Peticionarios alegaron que el presidente Maduro ha promovido medidas económicas que han llevado a una escasez de productos básicos y ha eliminado las subvenciones y ayudas a las comunidades pobres. Esto sólo ha agravado el problema de la pobreza. Si no se hace algo, advirtieron los Peticionarios, la pobreza podría aumentar de nuevo a los niveles que estaban antes de la implementación de las Misiones.

En cuanto a la educación, los Peticionarios afirmaron que el gobierno venezolano estaba obligado a cumplir con un modelo más comunal de educación, una forma que fue rechazada por un referéndum hace unos años. Esto ha dado lugar a restricciones en el acceso igualitario a la educación; a menudo la disparidad en educación proveída a los niños es basada en afiliaciones políticas de los padres. Los Peticionarios afirmaron que en las escuelas bajo estricto control gubernamental hay una amplia variedad de lecturas obligatorias por motivos políticos. Los Peticionarios alegaron además que a pesar de que las leyes exigen la participación del público, los padres y otras organizaciones de educación no están siendo escuchados por los funcionarios del gobierno; el gobierno venezolano está utilizando la intimidación e incluso la violencia para perseguir a los opositores de las reformas educativas.

Por último, los Peticionarios discutieron el tema de la salud, señalando que la mayor preocupación es que toda la población no tiene acceso a una atención médica básica. Varios grupos de salud, representados por los Peticionarios, han atestiguado una desintegración pronunciada de las instalaciones relacionadas con la salud. Los Peticionarios alegaron que esta desigualdad en el acceso a la salud ha llevado a una disminución en la salud general de la población. La escasez de medicamentos, reiteraron los Peticionarios, ha hecho que la situación sea mucho peor. Los Peticionarios claramente le dejaron saber a la Comisión que en Venezuela se están perdiendo vidas por la falta de asistencia médica básica.

El Estado respondió revisando los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU, y juzgaron el estatus de Venezuela reiterando que el Estado había hecho un bien trabajo desde el inicio de la República Bolivariana en 1999. Cuando las Naciones Unidas creó las metas, la ONU señaló que la peor violación de los derechos humanos en el mundo es la pobreza. Por lo tanto, argumentó Venezuela, lo primero que se debe hacer al abordar los derechos humanos es reducir la pobreza. El Estado señaló que Venezuela es uno de los veintiocho países que ha abordado este problema. Antes de las misiones de Chávez, casi la mitad de la población de Venezuela estaba en la pobreza. El Estado señaló que no existieron investigaciones sobre los abusos contra los derechos humanos cometidos por el régimen anterior. El Estado se preguntó por qué era ese el caso, y reflexionó que probablemente fuese debido a la política de Chávez.

El Estado afirmó que Venezuela ha cumplido o está cerca de alcanzar casi todos los Objetivos del Milenio. Los funcionarios expresaron su preocupación de que tanto la oposición en Venezuela, como los Peticionarios en la audiencia, sólo hayan tenido en cuenta un pequeño periodo de tiempo a la hora de justificar sus preocupaciones. Los funcionarios advirtieron que un análisis año por año se puede utilizar para obtener alguna información, pero no ofrece la imagen completa. Las tasas de pobreza han ido cambiando, admitió el Estado, han subido y han bajado, pero las políticas para combatirla se mantienen. El Estado acusó a los Peticionarios de tomar cifras fuera de contexto y escogerlas con el fin de presentar su caso.

El Comisionado González se sorprendió por la volatilidad de las cifras relativas a la pobreza y cuestionó que si de acuerdo a cómo es medida la pobreza, las cifras podrían dar una idea del la situación de la pobreza en Venezuela. La Comisión preguntó abiertamente si ambas partes estaban usando la misma información y cifras. Por último, los Comisionados aseguraron a las partes que investigarían el impacto de la nueva y reciente crisis económica en la salud y la pobreza, y cualquier restricción en el acceso a la educación con el objetivo de garantizar el compromiso con los derechos humanos en Venezuela.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s