General Human Rights Situation in Venezuela | Situación General de los Derechos Humanos en Venezuela

The State Responds to Petitioner concerns at the IACHR (courtesy of the Inter-American Commission on Human Rights).

Originally Appeared in Human Rights Brief and

Commissioners: Jose De Jesus Orozzo, Felipe Gonzalez, Rosa Maria Ortiz

Petitioners: Comité de familiares de víctimas de los sucesos de febrero y marzo de 1989 (COFAVIC) and Vicaría de Derechos Humanos de la Arquidiócesis de Caracas

State: State of Venezuela

Since the election of the United Socialist Party of Venezuela and its vocal leader Hugo Chavez in 1999, Venezuela has experienced a near continuous state of crisis. Following Chavez’s death and the re-election of his successor Nicolas Maduro, opposition to the regime increased dramatically, fueled by shortages of goods nationwide. Clashes between police and protesters have at times become violent. The Inter-American Commission on Human Rights (IACHR) has held a number of hearings on the general human rights situation in Venezuela, the most recent on March 17, 2015. The Petitioners, Comité de familiares de víctimas de los sucesos de febrero y marzo de 1989 (COFAVIC) and Vicaría de Derechos Humanos de la Arquidiócesis de Caracas focused on the rule of law, the independence of the judiciary and the militarization of the police in response to the mounting protests.

Regarding rule of law, Petitioners noted the unprecedented appointment of high-ranking officials despite having not achieved a two-thirds majority vote in the national assembly as required by the Constitution. Even without the two-thirds vote, the Supreme Tribunal of Justice approved these appointments just this past weekend. The petitioners argued this is just one example of many constitutional violations, showing that no branch is independent enough to decide against the government, particularly the non-independent judiciary.

The Petitioners allege “provisional” judges are representative of a lack of judicial independence. The government makes these appointments, and can also remove them without due process and yet represent as high as eighty percent of judicial positions. They have been subject to investigation, prosecution and removal by the government. Petitioners argue that this is a clear violation of both an independent judiciary and a lack of the rule of law, which are general principles of international law and human rights.

The Petitioners also expressed concerns about the militarization of police in Venezuela. Based on Resolution 8610, the police in Venezuela were given liberal guidelines as to the use of potentially deadly force though the constitution technically forbids it. Following clashes between protesters and police, there have been allegations of rights violations against the police including unlawful detentions, torture, and summary execution. Lastly, both Petitioners wanted to make it clear to the commission that when they sought the hearing they were subject to discrimination, abuse, treats and other forms of intimidation by the government.

The State of Venezuela responded to these charges but also raised their concerns about the proceedings. Generally officials implored the Commissioners that to understand the situation in Venezuela one must take a historical perspective. The Bolivarian Revolution of Chavez is only fifteen years old. They argued the ambitions of the socialist government are bold, but cannot be accomplished overnight and many of the ills of Venezuela are structural and were created over a long period before the current republic. Still, they said, the government of Venezuela is committed to the protection and promotion of human rights both in Venezuela and the world.

Officials admitted that there are a high number of “provisional” judges, but explained much effort is being made to lower that number but still argued the judiciary is not without independence. Though the opposition cites some cases in which they feel injustices have been allowed to stand, the diversity of judicial opinions shows that there is nothing like a party line that judges must follow to be secure. Officials argued that there is always due process in judicial investigations. The same is true for those charged as a result of their protesting, or other opposition activities.

The government also accused the Commission of hypocrisy. Officials asked why there was not closer scrutiny of the previous regime in Venezuela. They alleged the IACHR is used as a political tool of the United States because both Cuba and Venezuela were included in Chapter Four of the IACHR annual report. Officials noted that they viewed the hearing as the United States bullying Venezuela because of its rejection of the United States’ neo-liberal economic order.

The Commissioners responded to the state by attempting to calm their concerns. Commissioners reiterated the genuine commitment of the Commission to seek the truth and protect human rights, not to support the United States alone. Regarding the scrutiny in regards to the annual IACHR report Chapter Four, the Commissioners were surprised that the State took so much offense to a potential state visit and inquired why the State would so vigorously oppose a visit if there was nothing to hide. Commissioners also sounded concern over the high number of provisional judges and inquired into the government’s role in creating mechanisms for dialogue that would allow the political disagreement to be less tumultuous. Both Petitioners and officials acknowledged that they will provide additional information to the Commission and urge the Commission to release a report.

Situación General de los Derechos Humanos en Venezuela
por Kevin Gustafson
traducido por Juan Vizcarrondo

The State Responds to Petitioner concerns at the IACHR (courtesy of the Inter-American Commission on Human Rights).
TEl Estado responde a las quejas de los Peticionarios ante la CIDH
Foto: Cortesía de la Comisión Inter American de Derechos Humanos. 

Comisionados: José De Jesús Orozco, Felipe González, Rosa María Ortiz

Peticionarios: Comité de familiares de víctimas de los sucesos de febrero y marzo de 1989 (COFAVIC) and Vicaría de Derechos Humanos de la Arquidiócesis de Caracas

Estado: Venezuela

Desde la elección del Partido Socialista Unido de Venezuela y su vocero oficial Hugo Chávez en el año 1999, Venezuela ha experimentado un continuo estado de crisis. Desde la muerte de Chávez y la re-elección de su sucesor Nicolás Maduro, la oposición al régimen ha incrementado dramáticamente, basándose en la escasez de bienes a nivel nacional. Choques entre la policía y los protestantes han llegado a ser violentos. La Comisión Inter American de Derechos Humanos (CIDH) ha sido anfitrión de varias audiencias acerca de la situación general de los derechos humanos en Venezuela, la más reciente llevada a cabo el 17 de marzo del 2015. Los Peticionarios, el Comité de familiares de víctimas de los sucesos de febrero y marzo de 1989 (COFAVIC) y la Vicaría de Derechos Humanos de la Arquidiócesis de Caracas se enfocaron en el estado de derecho, en la independencia del poder judicial, y en la militarización de la policía como respuesta a las crecientes protestas.

Con respecto al estado de derecho, los Peticionarios señalaron el nombramiento de oficiales de alto rango a pesar de que estos no habían logrado los dos tercios de voto a favor en la Asamblea Nacional como dicta la Constitución, algo nunca antes visto. Sin embargo, aun sin los dos tercios, el Tribunal Supremo de Justicia aprobó estos nombramientos el pasado fin de semana. Los Peticionarios argumentaron que esto es solo un ejemplo de la muchas violaciones constitucionales, evidenciando que ninguno de los poderes es suficiente independiente para decidir en contra del gobierno, en particular el poder judicial no tiene independencia.

Los Peticionarios alegaron que los jueces “provisionales” representan la falta de independencia judicial. El gobierno lleva a cabo estas designaciones, que representan hasta un 80% de las posiciones judiciales, y también puede removerlos sin ningún tipo de debido proceso. Estos jueces han sido víctimas de investigaciones, enjuiciamientos, y algunos hasta han sido removidos de sus cargos. Los Peticionarios argumentaron que esto es una clara violación de la independencia del poder judicial y es una falta del estado de derecho, los cuales generalmente son principios de derecho internacional y del derecho humano.

Los Peticionarios también expresaron preocupación acerca de la militarización de la policía en Venezuela. Basándose en la Resolución 8610, la policía en Venezuela recibe vía libre en cuento al uso de fuerza letal en contra de los protestantes, a pesar de la que la Constitución lo prohíbe. Debido a los continuos enfrentamientos entre la policía y protestantes, ya han habido acusaciones en contra de la policía por violaciones de derechos humanos, las cuales incluyen detenciones ilegales, torturas, y ejecuciones sumarias. Finalizando su presentación, los Peticionarios informaron a la Comisión que ellos mismos fueron víctimas de acoso, discriminación, abuso, amenazas, y otras tácticas de intimidación por parte del gobierno cuando hicieron la petición para esta audiencia.

El Estado de Venezuela respondió a estas acusaciones, pero también expresó su preocupación en cuanto a estos procedimientos. En general, los oficiales explicaron a los Comisionados que para entender la situación en Venezuela, es importante tener una perspectiva histórica del país. La Revolución Bolivariana de Chávez tiene quince años nada más, y estos explicaron que a pesar de que las ambiciones del gobierno socialista son audaces, estas no se pueden lograr de la noche a la mañana ya que muchos de los males de Venezuela son estructurales y fueron creados durante largos periodos en épocas anteriores a la republica actual. Aun así, los oficiales también explicaron que, el gobierno de Venezuela está comprometido con la protección y la promoción de los derechos humanos tanto en Venezuela como en el mundo.

Los oficiales admitieron que hay un alto número de jueces provisionales, pero explicaron que se está haciendo un gran esfuerzo para bajar este número. Sin embargo, estos argumentaron que el poder judicial tiene independencia. Según el gobierno, aunque la oposición cita casos en los cuales la oposición siente que injusticias han sido permitidas, la diversidad de opiniones judiciales muestra que no hay una agenda política que los jueces tengan que seguir para asegurar su puesto. Los oficiales argumentaron que siempre ha existido el debido proceso en los procedimientos judiciales, y lo mismo es verdad en cuanto a los acusados por sus actos protestantes, u otras actividades de oposición.

El Gobierno también acuso a la Comisión de hipocresía, preguntando porque no había un escrutinio más estricto de los regímenes anteriores en Venezuela, y alegaron que la CIDH es usada por los Estados Unidos como una herramienta política, ya que Cuba y Venezuela fueron incluidas en el Capítulo 4 del reporte anual de la CIDH. Los oficiales también expresaron que  ellos veían esta audiencia como una táctica de intimidación por parte de los Estados Unidos, ya que Venezuela rechaza el orden económico neo-liberal adoptado por dicho país.

Los Comisionados respondieron a la intervención del Estado con la intención de calmar su preocupación, y reiteraron un compromiso genuino en la búsqueda de la verdad y la protección de los derechos humanos, y no necesariamente el apoyo a los Estados Unidos. Con respecto al escrutinio anual por parte de la CIDH a través del Capitulo 4, los Comisionados expresaron su sorpresa de que el Estado venezolano se haya visto tan ofendido por una posible visita de la CIDH a Venezuela, y preguntaron por qué el Estado se opone vigorosamente a una visita si dice que no tiene nada que esconder. Los Comisionados también expresaron su preocupación en cuanto al alto número de jueces provisionales, y preguntaron acerca del rol del Estado en crear mecanismos de dialogo que permitan el desacuerdo político pero que hagan que este sea menos tumultuoso. Ambas partes se pusieron de acuerdo en proveer información adicional a la Comisión y urgieron a la Comisión a publicar un reporte.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s